Círculo de Mujeres y Rueda del Año: Yule (solsticio de invierno), la Esperanza de la Luz

Círculo de Mujeres y : Yule o Solsticio de Invierno

El 21 de Diciembre comienza, en el Hemisferio Norte, el invierno. Se trata del solsticio: el momento del año más oscuro y, al mismo tiempo, el resurgir del Dios Sol, pues es a partir de ahora que la irá paulatinamente ganando terreno a la hasta el momento de mayor luminosidad, en el mes de Junio.

En la tradición pagana y neo-pagana a esta festividad se la denomina Yule, un término que proviene de los antiguos pueblos indo europeos y que ha sido celebrada por prácticamente todas las culturas pre cristianas.

La Madre Tierra está fría y en tinieblas. No recibe apenas los rayos del Dios Sol. Sin embargo, es ahora cuando se siembra la simiente que sólo puede esperar con paciencia la llegada de la primavera para germinar y crecer, trayendo de nuevo la abundancia.

En Yule nace el niño (dios Sol), por lo que se festeja con alegría y esperanza la primera chispa de luz. No por casualidad el cristianismo escogió estas fechas para celebrar la Navidad o Natividad (el nacimiento de Jesús).

Una tradición heredada del mundo celta es el árbol de Navidad. Entonces se utilizaba un tocón de roble, adornado con acebo y muérdago, piñas y musgo, que servía para alejar las visitas no deseadas. También era habitual la decoración con color rojo, como simbolismo del nacimiento y la esperanza. El clan se reunía y celebraba con abundancia, en torno a una mesa bien dispuesta y era una época para honrar la hospitalidad y la unidad de las familias. Después de Yule, la matriarca prendía fuego al tronco y las cenizas eran guardadas para rituales curativos.

Y así, las noches gélidas y largas invitan a la reflexión y al recogimiento. Toda la naturaleza parece muerta, pero un año tras otro, el ciclo de -muerte-resurrección nos demuestra que el tiempo es cíclico, que nada permanece y al mismo tiempo, que nada muere.

Por eso nuestro trabajo energético en este momento de la Rueda del Año ha de ser ése: confiar en que la luz volverá, abrazar la sombra, entregarse al vacío, retornar a las raíces… Tarea difícil en una cultura como la nuestra, que idolatra la acción, la rapidez y la consecución de objetivos, juzgando como negativo la pasividad, la receptividad, la profunda que no lleve aparejada resultados materiales.

Os deseo de todo corazón unas fiestas de invierno llenas de esperanza, amor, calor y confianza, tanto si lo hacéis desde una tradición religiosa como si no.

Me parece que este año, especialmente, necesitamos más que nunca confiar en que, por mucho que dure la noche, siempre amanecerá.

 Feliz y cálido Invierno. Feliz Yule. Feliz retorno a las raíces.

Morgana Vitutia Ciurana

Psicóloga y Creadora de Despierta Terapias.

Síguela en  o en

¿Te ha gustado este post? Compártelo en tu red social favorita o envíaselo a alguien por mail…

This entry was posted in Circulo de Mujeres, Espiritualidad and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy this password:

* Type or paste password here:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>